Compártelo:

BELCHITE, UN PUEBLO ATRAPADO EN EL TIEMPO

Orígenes de la leyenda

Belchite es sinónimo de masacre, de una historia fratricida que desgarró el transcurso de la Guerra Civil española.

Es un municipio de la provincia de Zaragoza, España, situado a 49 km. de la capital. Tiene una población de 1.505 habitantes y 273,58 km² de extensión. 

Cabeza de la comarca conocida como “Campo de Belchite”. 

Se le conoce por haber sido escenario de una de las batallas simbólicas de la Guerra civil española, la Batalla de Belchite, además de por ser un lugar de misterio, donde con frecuencia se obtienen psicofonías y otros hechos anómalos.

El pueblo es actualmente lo que queda de los restos de un pueblo destruido consecuencia de lo enfrentamientos de la Guerra Civil española.

Por orden del dictador Francisco Franco se ordenó dejar intacto y dejarlo como símbolo de “la victoria Nacional” y prueba de la “barbarie Roja”. 

Para ello prohibió cualquier obra de mejora o reparación.

pueblo-fantasma-de-belchite-02

Abandono

El conjunto, hoy en día abandonado y en parte cerrado al paso de personas (aunque hay guías diurnas y nocturnas), se conoce como Pueblo Viejo de Belchite. 

Tiene los títulos de muy noble, leal y heroica villa, y ostenta la Cruz Laureada de San Fernando, que Franco le otorgó e 12 de octubre de 1939.

En 1954 se inauguró con la presencia de Francisco Franco un nuevo pueblo que pasó a denominarse “el nuevo Belchite” en contraposición con el hasta entonces Belchite que se denominó “el pueblo viejo”. 

No fue hasta 1964 cuando fueron realojados todos los vecinos de la ubicación original.

Éste,  fue poco a poco despojado y derruido. 

Se recogió munición y elementos de forja como chatarra, tablones y maderas, así como elementos de cantería para otras construcciones que se realizaban en el pueblo nuevo o para labores del campo. 

Las ruinas del Pueblo Viejo se han cercado y se comenzaron a estabilizar para realizar visitas turísticas guiadas. Reciben más de 10.000 personas al año.

La Guerra

En el verano de 1937 el mando republicano pone en marcha una ofensiva en el frente del Ebro con la intención de tomar Zaragoza y distraer tropas del frente del norte. 

Lanzando el 24 de agosto de 1937 una ofensiva total sobre el pueblo: 24.000 efectivos lo asediaron, frente a los poco más de 5.000 -entre soldados nacionales y población local- que lo defendían. 

El asedio fue monstruoso, por tierra y por aire. 

Un centenar de aviones moscas y chatos -sobrenombre con el que se conocía a los cazas ligeros Polikarpov I-16 y Polikarpov I-16 empleados por los republicanos- bombardearon el pueblo con fiereza. 

Los cañones machacaron las posiciones defensivas. Los combates comenzaron a librarse calle por calle, casa por casa. Los cadáveres se amontonaban y se pudrían sofocados por el calor del verano.

Franco prometió enviar refuerzos desde Zaragoza, a 40 kilómetros de distancia. Nunca llegaron. 

El 6 de septiembre -se cumplen 80 años de esta fecha-, 300 belchitanos y soldados nacionales se lanzaron a la desesperada en un intento de romper el cerco enemigo y huir del horror. Solo 80 alcanzaron Zaragoza.

 

Las tropas de la 45.ª División Internacional, dirigidas por Emilio Kléber, llegaron a seis kilómetros de Zaragoza y amenazaron directamente la ciudad, pero no lograron lanzar un ataque contra ella. 

Los primeros combates en torno a Belchite ocurrieron los días 24 y 25 de agosto. El día 26 la población quedó completamente cercada.

El asalto final le fue encomendado a la XV Brigada Internacional. El 31 de agosto los brigadistas lograron llegar a la fábrica de aceite. 

 

Al día siguiente la aviación republicana atacó sistemáticamente el casco urbano; 

El 3 y el 4 de septiembre tuvieron lugar combates casa por casa en los que fueron cayendo los últimos reductos franquistas. 

 

En la madrugada del día 5 al 6, los últimos defensores que resistían en el ayuntamiento intentaron la huida a la desesperada.  

Unos trescientos consiguieron cruzar las líneas republicanas y de ellos unos ochenta llegaron a Zaragoza.

 

 

El desenlace

Las tropas franquistas lanzaron desde Zaragoza una contraofensiva el 30 de agosto para socorrer Belchite, pero fue detenida por la 45ª División de Kléber y no logró, por tanto, evitar que la localidad cayera en poder del Ejército Popular de la República.

La toma de Belchite por las tropas franquistas en marzo de 1938 da paso a la tregua y, tras el fin de la guerra, el planteamiento de la reconstrucción.

La ley del 23 de septiembre de 1939 determinaba que todas las poblaciones que hubieran sufrido una destrucción del 75% serían “adoptadas por Franco”. 

Este pueblo, junto con Teruel, fueron declarados “Pueblos adoptados por el caudillo” por el decreto del 7 de octubre de 1939, siendo las dos primeras localidades en tener esta distinción. 

Antes, el 26 de enero de 1939, el ayuntamiento cambió el nombre de la localidad, denominándolo “Belchite de Franco”. Convertido así en símbolo de la Victoria, pasó a su reconstrucción.

En junio de 1939 se publica un oficio en el que se expresa la prohibición para ejecutar obras de reparación en los edificios dañados por la guerra. 

En abril de 1940 se publica en la revista “Reconstrucción” un artículo que manifiesta la intención de no proceder a la reconstrucción de la población, sino la de dejarla con los daños de la guerra y construir a su lado una nueva trama urbana, un nuevo pueblo.

Cómo llegar

Hoy día no es fácil alcanzar Belchite. Desde Madrid, y por la carretera de Zaragoza, hay que coger el desvío a la altura de La Almunia de Doña Godina para adentrarse en las llanuras aragonesas. 

Tras alcanzar Fuendetodos,  el camino sigue hasta Belchite con poca señalización.A lo largo de la ruta hay una gran cruz metálica negra, con adornados remaches, levantada por el régimen de Franco en el lugar en el que se quemó una montaña de cadáveres de la batalla de Belchite. D.E.P.

¿QUIERES SABER MÁS DE LA HISTORIA DE BELCHITE?  EN ESTOS LIBROS DE GRANDES AUTORES PUEDES ENCONTRAR TODAS LAS RESPUESTAS…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies